5.11.08

Lo malo se acerca... Cuidaos de él....

Cada vez se ponen antes las lucecitas de Navidad, los adornos de los escaparates y las alegres musiquitas denominadas villancicos que niños (y mayores) cantan hasta la saciedad. Me gusta la Navidad, pero me gusta en su justo momento, no en Octubre ni en Noviembre; en Diciembre, que es cuando entra el Invierno y cuando podemos decir que casi estamos en Navidad.

Me gusta el ambiente que se respira en las calles por Navidad: es un olor nuevo, la alegría se respira en las calles y plazas, la música lo inunda todo... Pero, como en todo lo bonito, siempre ha de haber un "punto negro" (o rojo en este caso), que no es la crisis.

Aunque tampoco lo denominaría "punto rojo", sino PUTO ROJO; y no es otro que ese Gordo Pedófilo ataviado, cómo no, con ese estúpido anorak de color rojo, forrado de armiño (¿dónde los matas cada año, animal?), que nos amenaza con su repetitivo sonsonete, advirtiéndonos que, un año más, puede entrar a nuestras casas.

Un año más, su presencia se adelanta, pero a mí ese no me pilla en bragas, por lo que la campaña de Odio contra el Gordo Pedófilo Vestido de Rojo, se adelanta igualmente, para hacer que nuestro odio hacia él crezca más si cabe (NOTA: Mira el jodío, cómo abusa del pobre reno; seguro que es porque ahora le "gustan" los animales... Ríe mientras puedas, borracho).

Volvemos con nuevas y renovadas fuerzas. No podrá vencernos...

¡¡¡VIVAN LOS REYES MAGOS!!!
¡¡¡MUERA EL GORDO PEDÓFILO
VESTIDO DE ROJO!!!

2 comentarios:

Diego dijo...

¡Comienza la batalla! ¡Comienza el reguero de sangre entre papel de regalo! Chimeneas, árboles y moquetas que anhelan impregnarse del dolor del alcohólico y zoófilo más famoso del globo.

¡Madres, escondan a sus hijas y saquen sus armas, que la Navidad... está a punto de llegar y hay mucha leña que repartir!

Xexi Gurgury dijo...

Vaya, vaya... matar a ese gordo, no va a ser facil.
Años y años aguantando su jo jo jo; su cara de borracho pederasta; su maltrato hacia animales en peligro de extincion en determinados lugares del mundo... (en la zona de Ubrique es complicado ver esa raza de renos)

Por eso y por muchas cosas más: alejad a vuestros niños de las garras de este señor y no le cojais caramelos (Dios sabe donde los habra metido)