1.2.08

Adiós al Tomate

No soy muy dada a hacerme eco de este tipo de noticias, ya que bastante lo hacen los medios de comunicación, pero como es un tema que ha suscitado bastante polémica, voy a dar mi opinión al respecto.

Después de casi cinco años de emisión y más de 1200 programas, el programa que algunos han catalogado como "prototipo del formato de la telebasura", nos deja. Atrás queda una forma de hacer periodismo considerada hilarante por unos, inusual por otros, hiriente y mordaz por la mayoría... Atrás quedan una serie de retransmisiones que empezaron siendo una especie de "revista", como un acercamiento a la vida diaria (sociedad, cultura, corazón...), hasta que acabó convirtiéndose en lo que hoy conocemos: un espacio más dedicado a la vida y miserias de unos personajes que la sociedad ha venido a catalogar como "famosos" y que realmente deben la fama a programas de este tipo.



Porque, señores, esto es así. No me digáis que los famosillos esos que se suponen que están "súper-ocupados trabajando en todos, o seas..." (léase con voz de famoso repijo), no deben la fama a esta serie de formatos de "telebasura".

Y no nos creamos que, eliminado el "Tomate", se elimina la telebasura. Hay otros programas más antiguos o de la misma época del "Tomate" que aún siguen en antena y siguen la misma línea que el controvertido espacio que hoy finaliza su emisión. No doy nombres, pero digamos que responde a las iniciales "DEC".

Y, tanto como la gente dice, "Sé lo que hicistéis" también le debe bastante al "Tomate": sin él, muchas de las críticas que ha hecho no existirían; se van a quedar sin un filón bueno. Aunque "Sé lo que hicistéis" a mí me parece una copia del "Caiga Quien Caiga" en muchos sentidos. Lo siento, es así; a la mayoría le gusta este espacio, pero a mí no porque lo veo un completo calco, ¿qué queréis que os diga? Para gusto, los colores...

En cuanto a reacciones ante la desaparición del "Tomate", hay múltiples, algunas de ellas cuanto más curiosa. Hoy, sin ir más lejos, hay convocada una manifestación ante las puertas de Telecinco (se prevé que acudan unas 30000 personas entre famosillos y ciudadanos anónimos) para pedir que "El Tomate" no sea retirado. Es más, se prevé incluso que vaya la mismísima Duquesa de Alba ¬_¬UUU



Y lo de apagar la tele durante un minuto a las cuatro de la tarde por solidaridad con "El Tomate"... No sé, yo veo esas actitudes un poco excesivas... Pero en fin... Estamos en un país libre: que la gente haga lo que quiera.

Lo que encuentro totalmente desacertado es que personajes famosos o anónimos llamen a la redacción para dejar mensajes descalificándolos totalmente: mierdas, basuras, carroña, hijos de puta, etc, son los insultos más suaves que han recibido. Hay que recordar que uno, si no le gusta una cosa, con no verla tiene suficiente; si piensa todo eso y aparte llama a la redacción para dejar constancia de lo que piensa y que pongan su mensaje en directo, no sé; tan mal veo que se hagan manifestaciones, como que se llame a la redacción con amenzas e insultos. Señores, si no nos gusta algo, con apagar el televisor o cambiar de canal tenemos bastante; y si en la televisión es todo lo mismo (porque la oferta de programación está así de bien) pónganse a escuchar musiquita, vean una película, lean un libro... Hay más cosas que hacer a lo largo del día que quejarse de una cosa que, encima que no nos gusta, parece que lo vemos. El típico programa que a nadie le gusta pero parece que sus máximos detractores lo ven todos los días. Así estamos...

Yo reconozco que veía "El Tomate"de vez en cuando (no todos los días), pero por una sencilla razón: era la mejor forma de echarse la siestecita, porque cogía el sueño de bien, que no os lo podéis imaginar; os lo digo en serio, para echarse la siesta, mano de Santo. Y alguna que otra vez lo he visto, y lo mismo puedo decir que unas veces me hacían gracia como que otras veces tenía que apagar la tele por la pila de chorradas que decían. Pero yastá: si no me gusta algo, apago la tele.

En fin, señores, no nos creamos que esto se va a acabar con el fin del "Tomate", porque realmente a los que no les interesa que terminen este tipo de programas (por cosas del supuesto "caché"), es a los famosos, que incluso producen y financian estos espacios para que se hable de ellos para bien o para mal y permanecer siempre en el candelero. Programas de este tipo va a haber en tanto consideremos a los famosos por encima de la gente normal; la cuestión, es dejar de prestarles atención a estos espacios llenos tanto de curiosidades como de destape de miserias ajenas.

Fin de una época, fin del "Tomate"; pero ¿fin de la telebasura? Para eso, aún falta mucho...


2 comentarios:

Diego dijo...

El Tomate es el programa estandarte de la telemierda, pero ha creado tantos famosos y subfamosos que las demás cadenas han tirado también de la gente de esta calaña y ahora hay sucursales del Tomate hasta en Milwoky.

¡Ahí se pudra!

Gurgury dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.