23.9.08

Oda al Warro


Este que véis aquí, de sonrosadas formas, prietas carnes y achatado rostro, no es sino uno de los seres que Dios, el destino o el proceso evolutivo situó en este mundo para erigirse como uno de los más polémicos, puesto que su presencia suscita odios en la misma medida que veneración.

No en vano, se considera como el ser más cercano al hombre, orgánicamente hablando, pues se ha llegado a determinar que sus órganos y los tejidos son los más símiles a los que la especie humana posee. Y es que, puede ser por esto, por lo que los primeros trasplantes y reconstrucciones realizadas en el campo de la Medicina, se hicieron tomando como base al cerdo, llegando al punto de emplear sus portentosas entrañas y su portentosa piel en los primeros transplantes realizados en la especie humana.

A ti, porcino amigo, cuyo cuerpo es sinónimo de manjar, pues de ti se aprovecha todo: desde el morro, hasta el mismo rabo (quien me diga que los perritos no están hechos de su rabo, es que no sabe realmente lo que come). A ti, sin igual porcino, incomprendido por la sociedad; te tachan de “guarro” por sumergirte en tu propio lodo, en tu propia mierda, sin pensar que en esta, nuestra sociedad,existen muchos otros que se merecerían ese apelativo con mucha más razón que tú. Pero puede ser esa tendencia al revolcón, esas ansias por parecer sucio, lo que le confiere a tu carne ese sabor tan especial.

Tus detractores, argumentan que careces de cuello, pero yo advierto que no es así; y es que la Madre Naturaleza, en su infinita sabiduría, te dotó con uno más corto de lo considerado normal, con el fin de que no cayeras en la tentación de degustarte como exquisito manjar en mesa de reyes. Porque, ciertamente, eres digno de figurar en las mesas de los más variopintos sibaritas.

Y no hablemos de tu más prestigioso primo, el pijo de la familia, que no es otro que el "warro ibérico", pata negra, ejemplar importado, ejemplar venerado... Un manjar, un regalo para los sentidos...

Y es que, degustar lo que nos ofreces, a veces no resulta únicamente una posibilidad de sobrevivir, ni tampoco un simple plato más a la hora de comer, sino todo un deleite.

3 comentarios:

Cheto dijo...

Jejejejeje, no podía faltar la "Oda al Warro" en este blog ^_^

Habría que hacerle una ópera a tan magnánimo animal :D es que anda que no están wenos to los salchichoncitos, choricitos, jamones, mmmmmm ... se me hace la boca agua solo de pensarlo XD

Viva el warro!!

Diego dijo...

Porque el cerdo es pura bondad, no hay malicia, pues todo en él es bueno, útil, rico, sabroso, cómodo. El único ápice de maldad estaría en el daño que podría provocarse al morderse, pero al no tener cuello este daño es inmposible: no hay mal en él

Gurgury dijo...

Del warro se aprovecha todo